Navidad, adviento y otras costumbres

Hace mucho frío, y mi cerebro no funciona en estas condiciones de forma muy coordinada. No sé en qué estará pensando (cervezas, amigos, familia, tía, qué en 4 días estás en la terreta!!), pero me está dando una semanita rara. Mi cerebro no le está dando las órdenes correctas a mi cuerpo, y va y se resfría!!! Será impresentable!!! Mi nariz congelada y moqueando, mi cabeza a punto de estallar, dolor de garganta y cansancio extremo… eso y las múltiples tentaciones del exterior me impiden centrarme en mi trabajo. Ahora mismo debería estar traduciendo unas líneas, pero no, me limito a ver fotos en el facebook de nuestro último viaje… debería estudiar, pero no, tengo ya la cabeza puesta en lo que toca hacer la semana que viene, buff!!

La Navidad en Suiza no es que me gustara mucho el año pasado, me pareció extremadamnete sobria. Tras nuestra escapada de fin de semana a Basel, Strassbourg y Freiburg, me reafirmo en esa idea: los zuriqueses son muy sobrios. Pero no en todo es cierto. Está claro que algunas calles no están tan engalanadas como lo pudieran estar en otras ciudades europeas, pero es que aquí se huye de los colores y se tiende a las líneas muy puras. Si pienso en la horrible iluminación de la Bahnhofstrasse y en que hayan puesto como siempre el mercadillo de Navidad dentro de la Estación de tren, me caigo al suelo. También es cierto que ni los comerciantes, ni los viandantes estaban muy de acuerdo en repetir la  polémica iluminación de los dos años anteriores, pero la crisis obliga a recortar gastos. En cambio las luces de la Löwenstrasse (botellas de pet ordenadas en forma de estrella) es sencilla y bella, sin ser extravagante. Y lo del mercadillo dentro de un lugar cerrado, pues con las temperaturas de -6 grados, pues se agradece (aunque dentro de la estación, con las corrientes de aire que hay, sean -2ºC). Y Niederdorf está bonita, como siempre.

En la oficina han puesto un nacimiento y una vela, que han mantenido encendida cada día. Menos mal que el nacimiento no es como el de la panadería de enfrente, que las figuritas son cosidas y no llevan ni ojos ni boca, ni nada…y a mí me dan un miedito (podrían al menos llevar botones en los ojos, como Coraline). El año pasado tuvimos un Adventskalender, del que cada día nos íbamos zampando las chocolatinas.

Una costumbre que sí me agrada es la de San N¡colás. A parte de una triste cablagata, donde hay más niños asustados que felices (los asustan con que el fraile que va al lado del papá noel, se los lleva si han sido malos!!!- menos mal que no les dicen como en Holanda que se los llevan a España secuestrados si han sido malos-). En San Nicolás es costumbre regalar nueces, mandarinas y chocolates… y eso me parece mejor que regalar playstations, cochecitos, barbies y otras cosas que vuelve locos a niños y a  grandes.

Hace frío, y el olor a castañas no me llega  a mi taponada nariz, pero la Navidad está aquí, y con ello unos diítas en casa….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s