Visita de la policía

Esta mañana estoy aún cabreada. Es algo que me sorprende de mi convivencia en Suiza. Ya llevo 7 años aquí y este episodio me ha tocado la moral. Os pongo en antecedentes y ya juzgáis vosotros mismos.

Nachtruhe es el concepto que se conoce como descanso nocturno. Como emigrante en Suiza siempre he seguido la máxima española: donde fueres, haz lo que vieres. Es decir, respetar las costumbres de este país que me acoge, que me ha dado trabajo, en el que me siento bien. Sin embargo hay una delgada línea roja, que anoche traspasamos y en el que ha fallado la comunicación vecinal.

Según la ley de arrendamiento Suiza, explicada en este artículo del Beobachter, en el artículo 257f, el inquilino debe respetar sus vecinos. En relación al ruido, inquilinos y vecinos deben respetar la necesidad de descanso y al mismo tiempo la esfera de privacidad. Dónde queda esa frontera no viene delimitado en dicha ley, dejando a la policía y a las ordenanzas municipales regular las horas de descanso.

Por norma general sabéis que en Suiza no está permitido:

  • Ir en bicicleta o juegos parecidos durante el tiempo de descanso (Ruhezeit) por la casa o zonas comunes.
  • Que los niños griten jugando durante el tiempo de descanso, domingo y festivos.
  • Que los niños cabriolen (? “herumspringen”) de forma persistente aún fuera de los tiempos de descanso.
  • Realizar tareas domésticas durante el descanso nocturno, domingos y festivos.
  • Tocar la batería o cualquier otro instrumento de viento, no importa en qué momento del día.
  • Escuchar de forma continua la música muy alta (que el sonido traspase una habitación) en tiempos de descanso.
  • Realizar trabajos manuales (aquí se incluye por ejemplo se incluye montar muebles o colgar cuadros) en domingos, festivos y tiempos de descanso.
  • Cortar el césped en domingos, festivos y tiempos de descanso.
  • Ducharse o bañarse por la noche.
  • Celebrar fiestas ruidosas hasta bien entrada la noche.
  • Discutir vivamente durante el descanso nocturno.
  • Llevar calzado con tacones  durante el descanso nocturno.
  • Portazos continuos.

Por tiempo de descanso en muchos municipios se entiende: días laborales de 12 a 13h y a partir de las 20h, y todo el día en festivos.

Por descanso nocturno se entiende entre las 22h hasta las 6 ó 7h; y durante el horario de verano los fines de semana o festivos desde las 23h hasta las 6 ó 7h.

Y ahora el relato de los hechos, con datos verídicos y nombres ficticios:

Manoli quiere celebrar su cumpleaños, pero casi todos sus amigos están el fin de semana fuera (muchos ya han comenzado sus vacaciones de semana santa), y se ha quedado con cuatro gatos en su agenda. Decide hacer un aperitivo tranquilito en su casa. Nos convoca a las 20h30: como buenos extranjeros vamos llegando a distintas horas (a las 21h, a las 22h, etc.). Nos juntamos con la cumpleañera unas 10 personas. El nivel de la música chill out es apenas perceptible. Bebemos, picamos tortilla, queso y otras delicias, hablamos, reímos en varios idiomas (4 suizos, un italiano y cinco españoles). Y se nos hacen las 0h de la noche. 3 de los invitados van a marcharse para poder coger el bus (los 6 restantes queremos irnos en el último tranvía, eso significa, quedarnos 20 minutos más). En eso que se presenta la policía en la puerta de casa de Manoli. Tres vecinos han llamado a la policía quejándose del ruido. Los policías comienzan a interrogarnos: cuántas personas éramos, si hemos cantado (el happy birthday to you, evidentemente, pero eso dura menos de un minuto), si llevamos tacones, si teníamos el volumen de la música tan bajo como en ese momento, etc, etc.

Consecuencias: a mi amiga Manoli le va a llegar una carta de las autoridades con una multa, de aproximadamente 300 CHF la bromita por estar celebrando su cumpleaños y molestando a sus vecinos.

Y ahora me diréis, que no entendéis mi indignación ante lo que ha sido quebrantar un reglamento. Pues mirad que os digo, me molesta muchísimo que un vecino no se haya dignado a tocar la puerta y pedirnos que hablemos más bajito, aún sabiendo que no estábamos gritando ni armando ningún escándalo. Pues me molesta que ninguno de los tres vecinos que llamaron a la policía se dignara a pedirnos que bajáramos la voz. Y más aún me indigna que mi amiga vive allí desde hace 8 meses y nunca ha hecho una “fiesta”, y que una cena tranquila y social haya sido pervertida por los sosos e intransigentes de los suizos, en una noche de sábado, traspasando únicamente una hora del límite dado al descanso nocturno.

Y todo esto me molesta más, cuando todos mis vecinos han pasado la aspiradora, apenas hace dos horas (te digo que a las 10h de la mañana de un domingo), hacen mudanzas a las 0h de la noche, o en mi barrio (Wiedikon) hay fiestas nocturnas en terrazas, balcones y pisos hasta las 2 o las 3 de la mañana con música tecno y  yo no he dicho nada, y me he puesto en el lugar de la persona que celebra esporádicamente en un año un evento especial.

Lo que me duele, insisto, es esa falta de comunicación, que es la esencia del respeto. Y repito no estábamos ni de jolgorio, ni bailando flamenco, si no sentados en el sofá, hablando y bebiendo, diez personas, adultas.

En fin. Que cuando llegue la multa a casa de mi amiga, pagaremos entre todos el importe. Que la policía tenga que estar haciendo estas cosas en lugar de perseguir el crimen en Suiza….lo que hay que ver.

19 comentarios sobre “Visita de la policía

  1. ¿Puede ser que tampoco puedan tomar una ducha después de las 22hs.?
    Me parecen super exageradas algunas cosas… ¿tanto va a molestar que corten el pasto o jueguen niños los días domingos o festivos? Lo del tiempo de descanso es comprensible, pero vamos…
    De todas formas hay que cumplir con esas leyes, claro… y es entendible tu indignación. Era más fácil golpear la puerta y pedir amablemente que bajen la voz.

    La próxima vez cuando tu amiga escuche ruidos de algún departamento que les avise a los 10 invitados y todos denuncien al vecino 😛 jajaja

    Pero bueno, al menos tu amiga no pagará sola la multa (desconozco a cuánto equivalen 300CHF, ¿es mucho?)

    1. Hola Daniela,

      gracias por escribir. Sí, son normas de convivencia, y a veces nos parecen exageradas. En mi caso, en mi edificio no las cumplen (duchas, lavadoras, pasar la aspiradora, etc.). Loq ue me molestó fue que no se dignaran a tocarnos la puerta. De todas formas parece ser que ha sido una “vendetta” de un par de vecinos. Espero que se aclare todo pronto.
      Unos 300 francos suizos, son unos 286 euros al cambio.
      Un saludo

      1. Pero en tu edificio no se cumplen porque ustedes mismos acordaron eso?? o simplemente si a uno le molesta le avisa al vecino y éste para de hacer ruido??

        Re cara la multa! Casi 300 euros??? Ufff :S

        Esperemos que haya paz entre los vecinos ahora y nada de vendettas :/

      2. No se cumple porque hay mucho cambio de vecindario, y lo que yo le diga al inquilino actual, no servirá para el que venga después. La mayoría de la gente que vive en mi edificio son gente joven (entre 20 y 40 años). Si hay algo que nos moleste, solemos decírnoslo al segunda o tercera vez. Siempre nos concedemos una “segunda oportunidad”.
        Ya veremos en que queda todo. Lo siento mucho por mi amiga, porque ella está más disgustada, y se le han quitado las ganas de volver a hacer cenas en su casa….
        Un saludo

  2. Mi caso es el contrario, en Octubre nos mudamos a Wiedikon y a los pocos días nuestros vecinos decidieron dar una fiesta un sábado por la noche. El caso es que la fiesta era compartida entre el piso de abajo y el de arriba nuestro… Total que se pasaron toda la noche bajando y subiendo por las escaleras corriendo, gritando, etc. A las 2 de la mañana mi novio no pudo aguantar más y llamó a la policía. A los 10 minutos llegaron y se acabó todo el problema. Ellos han seguido dando fiestas pero nosotros hemos intentado no volver a llamar a la policía por el bien de la convivencia vecinal xD. Por una parte se agradece que la policía se tome estas cosas en serio. Pero en vuestro caso, si no estabais haciendo mucho ruido y siendo las 12, tendrían que haberos avisado primero.

    Tengo que confesar que incumplo varias de las reglas que has puesto arriba así que ahora viviré con miedo a que me caiga una multa xD

    Un saludo

    1. Hola Blanquita, somos vecinas entonces! Yo también vivo en Wiedikon, jijiji.
      Ni estábamos haciendo mucho ruido, ni bajando y subiendo escaleras, y éramos 10 personas.
      Los más cabreados son mis amigos suizos, no te puedes imaginar cómo estaban de indignados.
      En tu caso me hubiera unido a la fiesta, jajaja 😀 si apareces en el piso con una tortilla en las manos, te dejan pasar sin preguntar de parte de quién vienes 😉
      Otro saludo!

  3. Yo estoy suscrita al foro de las esposas del curro de Luy. Pues hace unos meses hubo un caso de una chica que había recibido en su buzón una carta de la vecina quejándose del ruido que hacía su hijo de 2 años y medio, de que escuchaba al marido trabajar de noche cuando le tocaba guardia (que siendo el curro de Luy, te digo que no es precisamente hacer mudanzas ni golpear clavos). Ya me dirás… Menos bonita le dijo de todo en esa carta.
    Y algunas contestaron que por lo visto, es forma de comportamiento suizo no enfrentar los problemas cara a cara, sino mandar a la policía o enviar notitas / cartas.
    Nosotros dos, gracias a Dios y toquemos madera, no hemos tenido ni un problema hasta ahora con los vecinos. Yo tengo la lavadora en casa y cuando me veo apurada la pongo el domingo. Alguna vez que otra nos hemos duchado después de las 22h (sobre todo cuando regresamos de España en el vuelo que aterriza a las 21:55h y nos toca subir las maletas cuesta arriba por la calle).
    Es cierto que no somos de dar fiestas, pero algún que otro almuerzo o alguna tarde de merienda y juegos de mesa hemos tenido en casa. Y con un par de amigos españoles cuyo torrente de voz deja atrás a la Caballé… Ya te digo que, hasta ahora, nunca nos han dicho nada.
    Supongo que es cuestión de dar con los vecinos buenos y no los tocapelot….
    Una pena…. espero que el disgusto se pase pronto.

    1. es que ya ves, aporrear las teclas del ordenador para según qué gente es un escándalo…
      Pues sí, lo de las notitas anónimas es bastante habitual. Firmadas, las hay menos.
      El tema es que lo de hacer fiestas no es una costumbre en aquella casa. Pero vamos que alguien te reclame a ti en horarios de merienda o almuerzos es para indicarles el teléfono de algún psicólogo.
      El disgusto se me ha pasado ya. He recibido una mala noticia de España y ya te das cuenta de que esto es una tontá….
      un saludo

  4. Estoy totalmente de acuerdo contigo! He vivido un año y medio en Zürich, hoy es my ultimo dia aqui, y muchas veces he notado esta distancia entre los suizos y los Ausländer, es bastante dificil aqui la comunicación con ellos, salvo contadas excepciones 😔.
    Realmente, es un hecho bastante desagradable el que os ha tocado vivir, lo siento!
    Mucha suerte para la próxima!!

    1. Hola Eva! Tu último día? oh, espero que a pesar de esa distancia que has notado, la experiencia haya sido muy positiva.
      Este caso cuanto menos, es bastante anecdótico, y en mis 7 años de fiestas en casas de suizos, la única vez que nos ha pasado.
      Te deseo todo lo mejor en tu nueva andadura.
      Un saludo!

      1. Muchas gracias! Me voy cerquita a Freiburg, y seguiré leyendo tus interesantes publicaciones! así si alguna vez hay algo interesante en Zürich, me subo al coche y en horita y media estoy aqui! 😉
        Saludos!

  5. Conozco un caso: señor suizo con jardín, sale un domingo a recoger fresas para el desayuno. Vecina llama a la policía porque la señora interpretó que este señor estaba haciendo trabajos en su jardín un domingo.

    Yo misma he tenido que llamar a la policía un par de veces, no porque mis vecinos recogieran fresas para el desayuno, sino porque mi querida vecina (por suerte ya ex-vecina) se dedicaba a escuchar música y estar literalmente de fiesta días entre semana a entradas horas de la noche. Y yo, sinceramente, que lo haga un sábado pues me puede dar igual, pero un jueves cuando todo el mundo trabaja al día siguiente como que no.
    Lo mas gracioso de todo es que mi marido estuvo un par de meses con muletas y la vecina de abajo (la de las fiestas) nos dejó una notita diciendo que le molestaba el ruido de las muletas.
    Aquí normalmente, por lo que yo se de boca de personas de mi círculo mas cercano que viven y han vivido aquí dese hace muchos años, se suele avisar a los vecinos (también depende de la relación que se tenga con los vecinos, mi madre por ejemplo vive en una casa donde son tres pisos y las hemos liado pardas en su piso, de juntarnos un montón de gente y ninguno de los vecinos se ha quejado nunca).
    Otra cosa es que digas que es una vez al año, como en el caso de tu amiga y se tenga un poco de comprensión, el caso de mi vecina es que era una tras otra.

    Por otro lado está el tema de siempre: un extranjero pasa la aspiradora un domingo y necesita un curso de integración. Un suizo pasa la aspiradora un domingo y es algo muy guay porque ha aprendido de la espontaneidad de los extranjeros y nadie dice nada.

    Depende de que vecinos se tenga y de la relación que se tenga, es una lotería.

    1. De acuerdo con todo lo que dices Verena. Muchas gracias por el comentario.
      Yo creo que el orden de las quejas debería ser: primero con el vecino, luego con la inmobiliaria, y con la policía en el último lugar. Pero en fin, que lo de coger fresas un domingo sea razón para llamar a la policía para aquella mujer me ha dejado a cuadros (y lo del ruido de las muletas, ni te cuento).
      Ahora lo positivo es que estrenas casa. Un saludo!!!!

    1. Hola Vibelovu,
      gracias por el recopilatorio sobre lo molesto que puede ser el ruido de los tacones en las bibliotecas, hospitales y otros lugares. Pero creo que te confundes de cabo a rabo, supongo que porque no vivirás en Suiza. O si lo haces, desconoces las costumbres. Lo habitual cuando vas a casa de suizos es descalzarse en la entrada. Es decir, dejas TUS TACONES, botas, deportivas, lo que lleves en la puerta. Y estás en calcetines, o descalzo, o con zapatillas de estar por casa que te presta el anfitrión. Sólo en el caso de que el anfitrión te diga que puedes dejar tus zapatos puestos, lo haces. NO fue el caso de esta fiesta. No estábamos taconeando, ni bailando, ni saltando. Estábamos sentados en un sofá y varias sillas, bebiendo, picando, charlando, con la música casi impreceptible.
      Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s