Primavera, el placer de escribir y los trolls

Que en primavera llueva no es una novedad. Que haga mucho frío (5°C ) tampoco lo es. Que brille el sol haga calor y vayamos en manga corta, también es usual en primavera. Transitar del frío al calor, es lo más lógico en un mes de abril.

No sé si es por esa razón por la que estamos tan cansados en primavera. Yo estoy agotada, exhausta, y los días no dan para todo lo que quiero hacer. Cierto, yo no corro en triatlones. Vale, no tengo hijos. De acuerdo, no me pego fiestas hasta las 9h de la mañana. Pero tengo el cerebro frito y el cuerpo adormecido.

A principios de la semana pasada mis propósitos para el fin de semana eran ir a trabajar al huerto, irme de excursión a ver los cerezos en flor en la zona de Frick, ir al cine o a ver un documental con unos amigos, ir a unos conciertos de ska con otros. Pero me pudo el agotamiento y la pereza. Soy perezawoman. ¿O sólo estoy padeciendo de un caso de astenia primaveral?, ¿o estoy cansada porque hago muchas cosas a lo largo de la semana?

Cambiando de tema. No tengo excusas para tardar tanto en escribir en el blog. Es algo que puedo hacer estando sentada en el sofá, o en la pausa de comida de mi trabajo. Pero por alguna razón, bajó puestos en mi escala de prioridades.

No es por falta ni de interés, ni de inspiración… en realidad es que me ha entrado un ataque de timidez.

No sé explicarlo muy bien. Me gusta mucho escribir, aunque no sé si valgo para esto. Ni he estudiado periodismo, ni soy escritora. Me gusta contar lo que me pasa por la cabeza, plasmar ideas, explicar, poner palabras a mis ideas, ayudar en lo que pueda con mis experiencias.

No es que esconda que tengo un blog precisamente. Vale que en mi carta de presentación no pongo mi nombre y apellidos, pero no me escondo. En más de una entrada aparece mi jeta. Pero todavía me sonrojo cuando alguien a quién conozco me dice que lee mi blog. Me “sube el tonto” (no sé si conocéis esa expresión… quiero decir que mi autoestima sube demasiado, hasta perder la humildad, dejar de tener los pies en la tierra).

Y claro, luego cuando leo otros blogs chulos de verdad me doy cuenta de que este blog es muy cutre. ¿Útil, práctico? Vale, no lo discuto. Pero carente de diseño, de fotos bonitas (bien el 80% son mías, bien indico siempre la fuente).

Entonces me da un “bajonazo” (supongo que a eso también le puedo echar la culpa a la primavera…).

El hecho es que hace un par de semanas un troll gritó comentaros en varias de mis entradas. No aprobé ninguno de sus insultos, por eso no los vais a encontrar publicados. Evidentemente a una persona que firma con seudónimo, que grita (lo puso todo en mayúsculas), que insulta y que escribe muchas faltas de ortografía, pues no aprobé su publicación y ya está.

Lo gracioso es que me ordenaba en imperativo que le hiciera una felación. Y yo no sé qué le hubiera escrito, si en lugar de ser yo la autora de este blog, hubiera sido un “zuriqués”. Ya sé que es mezclar churras con merinas en una misma entrada la primavera y el machismo. Pero en fin, todo está relacionado por una razón.

Yo soy feminista, radical en mis principios y en mis luchas. Uno de los artículos que más me ha gustado leer este fin de semana ha sido uno traducido de Owen Jones, sobre el nivel de violencia de los trolls en las redes sociales, el ciberacoso y la impunidad del que escribe bajo seudónimo.

Una amiga feminista a la que adoro tiene un blog fantástico sobre Suiza, y ella sí se moja en el tema más controvertido del momento: el feminismo. Me pregunto si ella también ha sufrido ese ciberacoso en las redes. Yo sólo he tenido un troll que era un idiota, pero yo no hago publicidad de mis entradas en otros lados, ni siquiera escribo sobre el feminismo, luego el impacto y la probabilidad de que la gente que se aburre escriba sólo por fastidiar es menor. ¿Qué sentirá gente como Barbijaputa que encima escribe en un diario de izquierdas?

Bueno, a lo mejor todo es culpa de la primavera, que la sangre altera…

13 comentarios sobre “Primavera, el placer de escribir y los trolls

  1. Querida Zuriquesa, te transmito todo mi apoyo, ni te molestes en dedicarle tu tiempo a reflexionar sobre las motivaciones de los descerebrados sexistas que te critiquen, por ser mujer y ejercer de tal, independiente y con una visión no convencional. El trollismo prospera en internet por dos motivos: esa gentuza solo puede ser alguien en el anonimato…..en el cara a cara solo producen risa; y tienen éxito si les damos importancia, si les ignoramos, vuelven a lo que son: nada!
    Tu blog es sensacional (wonderbar, dirían por aquí), y no solo por la información, la utilidad y los consejos; sobre todo es muy interesante porque transmite autenticidad, empatía, buen criterio y frescura. Con todo eso, quien puede echar de menos “toques profesionales” en la presentacion?
    Gracias por escribir y por ser valiente reclamando lo que siguen sin tener las mujeres: igualdad!

    Pd. Una ultima recomendación, con sal para las heridas de los trolls: en La Tuerka hay una seccion con unas piezas muy cortas, definitivamente feministas, que conviene seguir. La seccion se llama El Tornillo. Si, trolls, eso que os falta!

    1. Querido Miguel!

      muchas gracias por tu apoyo. Afortunadamente no tengo muchos trolls odiándome, pero quise comentar esa experiencia.

      Te haré caso y miraré lo que recomiendas de El Tornillo, porque a mí me falta también alguno.

      Un abrazo!

  2. Un besote enorme, que creo que lo necesitas. Mua!
    Nunca he tenido trolls de esos en mi blog. Sí muchos comentarios de spam a lo largo de los casi 11 años de blog, pero tontos del bote de esos, no. En cualquier caso, supongo que aunque se intente no dar cuenta ni crédito a lo que te dicen, te deja mal cuerpo al moderar o eliminar los comentarios. Pero es flor de un día. Luego amanece claro y brillante y como decía La Unión en su “All este del Edén”, “las cosas que anoche eran tinieblas, son simple tonterías a la luz del sol”.
    Y si no lo son, pues me llamas, nos tomamos algo juntas y nos reímos un rato de ellos… 😉
    Tu blog está muy bien, sobre todo las fotos de esta entrada (me encantan los magnolios en flor!). Y bueno… al menos a tí te leen y te comentan. A mí me leen, pero estan más callados que en misa, y a veces me pienso si merece la pena seguir informando al mundo, jajaja.
    Hay veces que aunque se tengan ganas e inspiración, simplemente, no se apetece sentarse a escribir. Punto. No hay que dar más explicaciones ni justificaciones al cuerpo. 😉 En eso te entiendo perfectamente, jajaja.
    Ya me contarás eso de los cerezos de Frick, que me has dejado con la intriga. Ya me lo imagino en plan valle del Jerte, jajaja.

    1. Las fotos de los magnolios están hechas con cutre-móvil. Imagínate cómo serían con una buena cámara.
      Lo de Frick: si tienes tiempo y quieres ver cerezos en flor, sólo se puede disfrutar en abril…
      http://fricktal.blogspot.ch/2011/04/kirschbluten-im-fricktal.html
      Con respecto a lo de los comentarios, yo te leo al menos una vez a la semana, pero es cierto que comento poco. Dejaré una “notita” la próxima vez que pase por “tu casa”.
      Un abrazo y otro besote para ti!

      1. Que lo de los comentarios en el blog no iba por tí! Jajajaja. Es que miro los inicios de mi blog y veo tantos comentarios de amigos míos y de Luy, y me da pena pensar que ya ni se acuerden de que tengo blog… Pero supongo que tras casi 11 años, es pedirle peras al olmo… 😉

  3. ¡Ay querida vecina! ¡Cómo te entiendo con de lo de la inspiración y la timidez en las entradas! A mí, cuando me da, no paro, pero hay veces que pasan días hasta que se me ocurre qué escribir que no sea lo suficientemente aburrido como para que la gente aún quiera perder tiempo leyéndome…
    Tontos hay por desgracia en todas partes… Y en un blog como el tuyo, que ni se mete en política ni en cosas por el estilo, creo que el único motivo que hay detrás de esos comentarios es simplemente molestar, así que no creo que debas darle más vueltas. Los que venimos, seguiremos viniendo y seguiremos esperando a que te apetezca escribir, sea más o menos deprisa 🙂
    Por cierto, hablando de venir hasta tu blog… Quería hacerte un poquito de publicidad entre mi gente y te he nominado a los Infinity Dream Awards (https://spanierinindenalpen.wordpress.com/2016/04/22/premio-infinity-dreams-award/). Si te apetece, ahí tienes tema para una entrada y, si no, espero aumentar tu número de visitas y de visitantes permanentes 🙂
    ¡Feliz primavera!

  4. Hola.
    Pues mira, lo de tener un troll propio significa, ni más ni menos, que tu trabajo tiene trascendencia. No te cabrees ni te astenies primaveralmente. Lo mejor que puedes hacer es pasar de él (para eso inventó Jesucristo los filtros de spam), y ni tan siquiera mencionarlo por aquí.
    Por cierto, soy muy fan de Barbijaputa, y tb del Tornillo, como se ha comentado por ahí arriba.
    Ánimo, bloguerstar !

    1. Es mi troll y yo lo alimento, jajaja. Me gusatría ser domesticadora de trolls, algo así como la Khalesi pero en lugar de con dragones, con trolls.
      Un besote gigante!

  5. Yoli, lo primero, preciosas fotografías!!! La verdad es que la primavera en Suiza es un regalo. A ver si además de flores empezamos a disfrutar del sol, para que la gracia sea completa 🙂
    En cuanto a tu troll, solo diré que son “gajes del oficio”. Lo mejor es no hacer caso, simplemente ignorar el comentario, enviarlo a la papelera y olvidarse. Yo hace mucho que no recibo un comentario de este tipo y, curiosamente, no he recibido ninguno en relación a mis femini-post, pero durante una buena temporada tuve que aguantar al peor de los trolls: al que se identifica, conoces, es de tu familia y muestra evidentes intenciones de querer hacerte pupita (esta historia te la cuento en una comida a pie de lago, que tiene miga).
    Sigue deleitándonos con tus artículos y no alimentes al troll, que suelen ser insaciables.
    Un besote,
    Sara
    PD. Tu amiga feminista bloguera… soy yo? Me identifico con lo de “amiga que adoras” y “feminista”, pero lo del blog maravilloso ya me despista, así que pregunto, jajajaja

    1. Gracias por tu comentario. Sí, de los trolls, es mejor pasar.
      Y en cuanto a lo de amiga feminista bloguera, sí, eres tú!!!!!!! Lo de comer en el lago, paciencia que ya viene el buen tiempo 😉
      Un abrazo

  6. Hola Zuriquesa,
    piensa que las personas envidiosas siempre intentan boicotear lo bueno que hacen los demás, no te sientas desvalorizada por comentarios estúpidos y sigue escribiendo.
    Yo llevo 5 años en Suiza (ya ?!!!), y a pesar de haber empezado mi vida varias veces desde cero, aquí todavía vivo rodeada de un muro de silencio y como con parálisis permanente. Me gusta tu blog precisamente porque no tiene la frialdad del toque profesional. Gacias por tu generosidad y tu sensibilidad.
    pd: truco para tu huerto: dice mi marido que su Granny, allí en Escocia, se cargaba a las babosas de su huerto poniendo aquí y allá botes llenos de cerveza, por lo visto eso las atrae y luego se ahogan (si, suena fatal pero tratándose de babosas altamente glotonas…)
    Un abrazo y hasta pronto
    Raquel

    1. Hola Raquel,
      5 añitos en Suiza, tendrás que celebrarlo a lo grande! Para empezar quizás buscar qué es lo que te impide disfrutar del país y de sus gentes, qué es lo que te paraliza. Ánimo y a buscar lo positivo de nuestra experiencia como emigrantes.
      Y muchísimas gracias por el consejo!! la próxima barbacoa que hagamos en el huerto, una cerveza para mí, otra para las babosas, otra para mí, otra paga las paposas, otgra serveeeessa pagga mi, otgra, upps, veo dos azadas!
      😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s